miércoles, septiembre 12, 2012

Siervos


Las únicas ideas interesantes sobre lo de ayer están en el artículo del sábado pasado de  Gregorio Morán.  Todo lo demás son lugares comunes, euforia infantil o ironía imprudente.

Copio unos extractos:

"Allí donde hay un hombre con una bandera hay alguien dispuesto a obedecer, un siervo. Los mares de banderas los inventaron los fascistas y los recuperaron los regímenes totalitarios de diferentes signos. Un tipo con una bandera es un personaje ridículo, uno de esos disciplinados cómplices a los que la historia describe como figura decisiva en todos los desastres. En general no lo hace gratis, se lo suele cobrar en especies. Los que pagan, los señores, no suelen llevar banderas, las cargan sus criados. Los dirigentes, sean radicales o conservadores, no portan banderas; las flamean a sus espaldas los fieles."

"Fíjense en las ciudades. Han vuelto las banderas a los balcones, como en el franquismo, cuando se celebraban festejos o los conversos querían demostrar su adhesión inquebrantable. No son signos de integración sino de exclusividad. Quiere decir: en esta casa somos independentistas, o catalanistas, o abertzales, o españolistas. Orgullosos y arrogantes. Están en su derecho, ¿pero qué debe hacer el vecino? ¿Exhibir que es del Español, o del Real Madrid, o del Betis, que vota al PP o que se abstiene? El hecho de que llame la atención quien no ponga nada en el balcón es una muestra de que esta sociedad está llena de conversos del Séptimo Día, pero también de que hay una gente capaz de resistir esa presión y tomárselo con la misma discreción de quien ve ropa tendida en el lugar inadecuado y no llama a la Policía Municipal." 

"Cuando la gente digna se manifiesta no necesita trapo que encubra su situación: se pelea por la vida, por sus derechos, por la libertad, y para eso basta el riesgo de su cuerpo entero."

"Quizá, lo confieso con cierta vergüenza, lo que más me impresiona de estas historias de banderas y convicciones sobrevenidas es que han matado el pasado, lo han hecho desaparecer. Son las figuritas de Lladró de nuestra transición."

***

4 comentarios:

Toni dijo...

Perfecto, mañana el Sr. Morán y yo iremos a Madrid y quemaremos todas las banderas españolas que veamos y destruiremos el estado español. Así liberaremos a los pobres siervos peninsulares de su triste y eterno vasallaje. !Viva el mundo! !Vivan las personas! !Abajo los Estados!

Anónimo dijo...

¡Oh, Toni! ¡Oh!

Anónimo dijo...

Articulo muy bueno al igual que estehttp://www.libertaddigital.com/deportes/motogp/2013-09-30/el-desprecio-de-marc-marquez-a-la-bandera-de-espana-1276500568/

Anónimo dijo...

http://www.libertaddigital.com/deportes/motogp/2013-09-30/el-desprecio-de-marc-marquez-a-la-bandera-de-espana-1276500568/